El teléfono de los miembros de la asociación Erasmus Student Network Oviedo (ESN) no dejaba ayer de sonar. Faltaban apenas dos horas para la cita y aún quedaban por confirmar un par de nacionalidades. Para batir el récord que se habían propuesto necesitaban 50 procedencias. «Tenemos gente de Camboya, de Australia, Chile, Perú, Haití, muchos países europeos... Ha sido lo más difícil», explica José Manuel Peláez, miembro de la organización. Estudiantes Erasmus que hubieron de aprenderse el 'Asturias patria querida' para pasar a la historia. «Queremos batir el récord Guinness de personas de diferentes nacionalidades cantando al mismo tiempo un himno», cuenta Peláez. En la calle Gascona se reunieron unos 700 estudiantes, que pasan el fin de semana en la ciudad. Oviedo ha sido la ciudad elegida para organizar uno de los dos eventos nacionales de la asociación. Cada universidad que visita Oviedo organiza los planes diurnos que más le apetece, como un paseo por la capital, visita a Covadonga o descender el río Sella en canoa. Por la noche se juntan. Ayer en una fiesta en la discoteca 'Sal si Puedes' y hoy en una cena de gala en el Palacio de Congresos.